1 abr. 2014


Crónica del taller: El Descanso de la Guerrera

Este año, con motivo de la Quincena de Lucha Feminista A Por Todas, llevé a cabo el taller El descanso de la Guerrera y hoy os traigo la crónica. 

Antes de nada, agradecer el esfuerzo de las organizadoras, pues sin ellas hubiese sido imposible llevar a cabo este hito feminista. Mil gracias. Para saber más de la quincena, podéis visitar la página donde se describe todo lo que allí pasó, desde la agenda de actividades(aquí y aquí), hasta las crónicas de las charlas y talleres.

Y mil gracias también a las participantes del taller por entregarse desde el minuto uno. Para mí fue un placer poder llevarlo a cabo y compartirlo con vosotras.

CRÓNICA DEL TALLER “EL DESCANSO DE LA GUERRERA”
Sexualidad y Sano Egoísmo

Este taller vivencial nació con la necesidad de dar un descanso tras la lucha, creando un espacio donde la cabeza descansase y el cuerpo tomase el protagonismo desde el placer, ya fuese mediante el disfrute del contacto, del encuentro, de los olores, de las sonrisas y los dejarse estar sin ir más allá de las sensaciones corporales. Haciéndonos conscientes de la gran potencialidad que tiene nuestro cuerpo y cómo, en función de dónde dirijamos nuestro foco de atención, podemos potenciar nuestras sensaciones sin perdernos en la otra persona. Cada cual llegó donde quería llegar, centrándonos siempre en dónde estaba nuestro foco de atención.

La premisa era dejar el cuaderno en casa y venir con ropa cómoda, puesto que fue el cuerpo el protagonista que nos ayudó a hacer carne la teoría.

El placer es una energía que tiene un gran poder y, desgraciadamente, suele vivenciarse en un segundo plano. En las tres horas que duró el taller, el placer de cada cual fue el protagonista y cada guerrera traspasó las diversas etapas para volver al mundo externo:
Primero, identificamos qué necesidades teníamos cada cual usando a nuestras compañeras como espejos y, desde ahí, fuimos curando nuestras fatigas.

Después comenzamos a aprender a dar, apreciando lo que a su vez recibo, y separando lo que cada cual quiere; contribuyendo así a no perdernos en la relación, disfrutando con lo que puedo y quiero dar y recibir.

Finalmente acabamos este descanso mediante una lluvia de caricias que contribuyó a que saliésemos energizadas y dispuestas a la vida con una energía llena de placer.

Las palabras de las guerreras al finalizar el taller fueron: alegría, placer, ternura, energía, amor, disfrute, descubrimiento, sexualidad, calma, tranquilidad, paz, poder, magia, etc. Y a mí, a medida que iba transcurriendo el taller, no paraba de venirme la expresión hawaiana Majal, que se utiliza tanto para dar las gracias como para los “de nada”: ‘Majal/majal’ (te agradezco que me hayas ayudado/te agradezco que me hayas dejado ayudarte).

Así pues, guerreras: Majal… ¡y a por todas!





No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡¡Muchas gracias por contribuir!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...