31 mar. 2014

Píkara: ¿Ya?

¡Como cada mes, nuevo artículo en Píkara Magazine! En esta ocasión, ¿qué entendemos por eyaculación precoz? ¿Por qué ocurre? ¿Cómo se puede controlar la ansiedad que provoca? 


“¡Hola Mónica! A veces no puedo disfrutar plenamente del sexo porque temo eyacular antes de tiempo y esto me crea ansiedad, y hace que suceda más pronto de lo normal. Otras veces no ocurre, y puedo hacerlo sin problema ninguno. Me gustaría saber algo más de esto… Si tendrá que ver poca seguridad en uno mismo… O ansiedad y estrés… La verdad, ando perdido. Muchas gracias por tu atención y un saludo”. Raúl.
¡Hola Raúl! ¡Qué buena duda planteas! Por lo que deduzco, el temor es a la tan temida eyaculación precoz, ¿verdad? De hecho, este temor suele ser muy habitual en los hombres. Antes de entrar en materia, te/os lanzo unas preguntas: ¿Qué significa antes de lo normal? ¿Cuál es el tiempo normal? ¿Quién marca ese tiempo normal? ¿Podría pasar que una mujer estuviese preocupada por tener un orgasmo antes de lo normal? ¿Qué significa exactamente “normal”? Antes de continuar leyendo, tómate un tiempo para pensar estas preguntas. ¿Ya? ¡Vamos allá entonces!...Seguir leyendo en Píkara Magazine...

Ilustración de Sonia R. Arjonilla. Más en su blog.



30 mar. 2014

Nacidas para el Placer

Hoy os traigo un libro indispensable sobre sexualidad: Nacidas para el Placer. Instinto y sexualidad en la mujer, de Mireia Darder con la colaboración de Silvia Díez. Estoy a punto de terminarle y estoy encantada con lo que leo. Pinchando aquí podéis ver una entrevista realizada a la autora, Mireia Darder, en Para Todos




Y, entre sus páginas, podréis encontrar una leyenda  de Murdock y, a su vez, de Phelps: The Maid from the North: Feminist Folk Tales from around the world, que sintetiza muy bien la línea del libro:


LA LEYENDA DE GADWIN Y LADY RAGNELL



Un día a finales de verano, Gadwin, el sobrino del Rey Arturo, estaba con su tío y los caballeros de la corte en Carlisle. El rey volvió de su cacería diaria tan pálido y alterado que Gadwin le siguió a sus aposentos y le preguntó qué le sucedía. Durante su cacería, Arturo había sido atrapado por un terrible caballero del norte llamado Sir Gromer, que buscaba vengarse por la pérdida de sus tierras. Gromer había dado a Arturo la oportunidad de escapar, con la condición de que, un año después, acudiera desarmado al mismo lugar con la respuesta a la siguiente pregunta: “¿Qué desean las mujeres por encima de todo?”. Si hallaba la respuesta correcta a esa pregunta, salvaría su vida.

Gadwin aseguró a Arturo que juntos podían hallar la respuesta correcta a la pregunta, y durante los doce meses siguientes fueron recogiendo respuestas de uno a otro confín del reino. A medida que se acercaba el día, Arturo temía que ninguna de ellas resultara ser cierta.

Unos días antes de su cita con Sir Gromer, Arturo salió a cabalgar solo por el dorado tojo y el morado brezo hasta un bosque de grandes robles. De pronto, ante sus ojos apareció una mujer enorme y grotesca. “Era casi tan ancha como alta. Su piel estaba llena de manchas verdes y su cabeza estaba cubierta por un cabello como de púas de algas. Su rostro parecía más animal que humano”. Se llamaba Lady Ragnell. La mujer dijo a Arturo que sabía que iba a encontrase con su hermanastro Sir Gromer sin tener todavía la respuesta correcta para su pregunta. También le dijo que ella la conocía y se la daría si el caballero Gadwin accedía a casarse con ella. Arturo se aterró y exclamó que eso era imposible, que no le daría a su sobrino. “No te pedí que me dieras al caballero Godwin-le espetó ella-. Si el caballero Gadwin accede por su propia voluntad a casarse conmigo, entonces te daré la respuesta a tu pregunta. Esa es mi condición”. Y, tras añadir que la encontraría al día siguiente en el mismo lugar, desapareció en el robledal.

Arturo quedó anonadado porque no podía considerar siquiera la posibilidad de pedir a su sobrino que entregara su propia vida en matrimonio a esa horrible mujer para salvar la suya. Gadwin salió cabalgando del palacio para encontrase con el rey y, al ver su aspecto pálido y angustiado, le preguntó qué había sucedido. Al principio, Arturo se negó a decírselo, pero cuando al fin le confesó los términos de la propuesta de Lady Ragnell, Gadwin se alegró sobremanera de poder salvar la vida de Arturo. Cuando el rey le suplicó que no se sacrificara por él, Gadwin respondió: “Esa decisión es solo mía. Volveré mañana contigo y accederé a la boda con la condición de que la respuesta que te dé sea la correcta para salvarte la vida”.

Arturo y Gadwin se encontraron al día siguiente con Lady Ragnell y accedieron a su propuesta. Al día siguiente, Arturo cabalgó solo y desarmado para encontrase con Sir Gromer. Arturo probó sin éxito todas sus demás respuestas y, cuando Sir Gromer ya alzaba la espada para cortarlo en dos, añadió: “Tengo una respuesta más. Lo que la mujer desea por encima de todo es el derecho a su soberanía, el derecho a ejercer su propia voluntad”.

Sir Gromer montó en cólera adivinando que Arturo había averiguado la respuesta correcta de labios de Lady Ragnell. Maldijo a su hermanastra y desapareció en la espesura.

Gadwin fue fiel a su promesa y se casó con Lady Ragnell ese mismo día. Después del banquete de boda, al que asistieron en horrorizado silencio todos los nobles y damas de palacio, la pareja se retiró a sus aposentos. Lady Ragnell pidió a su esposo que la besara. Gadwin lo hizo al instante. Cuando se retiró, ante sus ojos había una joven de bella silueta con ojos grises y un rostro sereno y sonriente.

Gadwin se asombró y, asustado de la magia de su esposa, le preguntó qué había sucedido para producir tan espectacular cambio. Ella le dijo que su hermanastro la había odiado siempre y le había dicho a su madre, que sabía de brujería, que la transformara en una criatura monstruosa que solo podía desencantarse cuando el mayor caballero de toda Inglaterra la tomara voluntariamente como esposa. El sorprendido esposo le preguntó por qué Sir Gromer la odiaba tanto. “Me juzgaba atrevida y poco femenina porque le desafié. Me negué a obedecer sus órdenes, tanto con respecto a mis tierras como a mi persona”. Gadwin sonrió lleno de admiración y se maravilló de que el embrujo hubiera sido roto. “Solo en parte-respondió ella-: tienes que elegir, mi querido Gadwin, cómo seré. ¿Prefieres que tenga mi forma real por la noche y mi otra forma horrible durante el día? ¿O deseas que tenga mi forma grotesca por la noche en nuestro dormitorio y mi forma real en palacio durante el día? Piénsalo bien antes de decidir.”


Gadwin lo pensó un momento y se postró ante su esposa, cogió su mano y le dijo que él no debía escoger porque la elección dependía de ella, la única persona que podía tomarla. Y añadió que el apoyaría gustoso la decisión. Ragnell irradiaba alegría: “Has respondido bien, queridísimo Gadwin, pues tu respuesta ha roto por completo el maleficio de Gomer. ¡La última condición que puso ha sido cumplida! Pues dijo que si, tras mi boda con el mayor caballero de Inglaterra, mi esposo me concedía libremente el derecho a ejercer mi propia libertad, el maleficio quedaría roto para siempre”.

15 mar. 2014

Tertulia: Crecimiento Erótico

¡Qué alegría y qué alborozo me da anunciar una tertulia en mi poblado de origen: Getafe!

El próximo viernes 21 de marzo, a las 20.00, estaré en la Asociación Gali (C/Tirso de Molina, 4-6. Metro Alonso de Mendoza o Renfe Getafe Centro) hablando de Crecimiento Erótico. Para asistir, podéis inscribiros en info@asociaciongali.org o en el teléfono: 916952983. ¡Gracias a Eva y Fernando!. Podéis encontrar el evento en Facebook aquí.

TERTULIA CRECIMIENTO ERÓTICO

Mitos y Sexualidad


¿Sientes que lo que te han dado a conocer sobre la sexualidad no te cuadra? ¿Crees que la sexualidad es algo más que unos genitales y unos orgasmos? ¿Quieres aprender qué puedes hacer tú para disfrutarte más?

Si a todas estas preguntas, tu respuesta es afirmativa, acabas de encontrar el lugar para despejar tus dudas y debatir en torno a este tema que en tantos ámbitos sigue siendo un tabú.

En esta charla-tertulia hablaremos de cómo los mitos limitan nuestra sexualidad y capacidad de disfrute y veremos qué puede hacer cada cual para coger las riendas del propio placer, ya sea individualmente o en pareja.

Ya es hora de vivir una sexualidad sana y sin prejuicios.


“Al fin y al cabo, somos lo que hacemos para cambiar lo que somos” (Eduardo Galeano)


8 mar. 2014

Las mujeres de mi casa

Hoy, 8 de marzo, Píkara Magazine ha brindado la oportunidad de agradecer públicamente la gran labor llevada a cabo por nuestras ancestras y maestras. Yo se lo dedico a mi Abuela, a mi Tía y a mi Madre, pues gracias a ellas he aprendido la vida:


Las Mujeres de mi casa

Cómo agradezco tener este espacio para poder agradecer el ser quien soy a 3 de las grandes mujeres que la vida me ha regalado.

Una de mis grandes maestras es mi abuela Isidora: La ISI, así, en mayúsculas, es la única manera de que quepa su fuerza y su genio. Mujer que por donde pasa, arrasa. Mujer menuda, ¡menuda mujer! Recuerdo un episodio en el que me llevó a comprar fruta: ella dijo cómo quería la fruta y el frutero intentó colarle fruta pocha. Ella recibió la bolsa y, según llegó a sus manos, la lanzó de vuelta soltando un: “¡Usted de mí no se ríe!” Y así es su línea, llevando su dignidad allá donde vaya, porque su dignidad no se pisa. Es un ejemplo de cómo, ante los excesos ajenos, pone un límite claro y contundente. Activa, fuerte, sensible, en resumen, grandiosa.
Mi tía, gran mujer hecha a sí misma. De ella he aprendido a que siempre hay una salida y se puede encontrar bailando, ya sea sola, en pareja o en grupo… pero siempre bailando. Experta en fabricarse la vida sin victimismo. Otra mujer de armas tomar, jugona, pícara, energética y arrebatadora.
Y mi madre.. ¡ay mi madre! De ella he aprendido a vivir riendo. Ella, tal vez sin saberlo, me inició en el feminismo con sus frases: “nadie es más que tú y no dejes de hacer tu vida por nadie”. Ella, que ante la adversidad, luchó y venció. Ella, que se ha ido rehaciendo sobre la marcha. Ella, que aun menudita de cuerpo, es gigante de presencia. Ella, que mis complejos de adolescencia me los sacudía con un: “Lo que tienes es lo que hay, así que disfrútalo”. Ella, MI MADRE: fuerte, risueña, amorosa, contundente y abierta de mente.
Yaya, Madre, Tita…mil gracias por existir. Os quiero tanto que no me cabe entre los pechos.

Podéis leer más homenajes en Ancestras y Maestras, de Píkara Magazine.
Collage: Mónica Arana


7 mar. 2014

Píkara: ¡Quítame ese mito para ponerme yo!

¡Ay los mitos! ¡Menudos quebraderos de cabeza y tormentitas surgen de los mismos! El siguiente artículo de Píkara Magazine habla de ellos..¡No os lo perdáis!




¡Hola, Mónica! Estoy iniciando una relación con un chico y, a pesar de que disfrutamos mucho del sexo, hay algo que me preocupa. Estoy convencida de que soy clitoriana porque nunca he tenido un orgasmo con penetración (masturbándome no tengo problema) y, según él, no pasa nada pero últimamente ha tenido algún gatillazo y cada vez tenemos menos encuentros sexuales para evitar pasar el mal rato. A mí me preocupa que esos gatillazos se deban a no tener orgasmos vaginales. ¿Es posible? Maitena.
¡Hola, Maitena! No sé si me ha quedado clara tu duda… ¿Sería que no tienes orgasmos vaginales? ¿O que sospechas que puedes ser responsable de que tu pareja tiene gatillazos? Con respecto al tema de los orgasmos vaginales, es sorprendente la cantidad de dudas que nos plantean sobre ello las chicas heterosexuales. Lo tratamos en el artículo el Orgasmo vaginal y La intensidad de los orgasmos. A modo de resumen, existe un solo tipo de orgasmo. Me explico: Seguir leyendo en Píkara Magazine

Ilustración de Sonia R. Arjonilla. Más en su blog.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...